Ir al contenido principal

Entradas

La magia de los recomienzos

Estaba viendo los stories en instagram, cuando decidí empezar a escribir este texto. Vi que muchas personas han publicado mensajes melancólicos despidiendo el verano, y creédme, me estaba poniendo triste. Este ha sido probablemente el mejor verano de mi vida. Entonces quizás esta sensación de tristeza es en realidad nostalgia por esos momentos que he vivido y que no volverán, pero me han hecho feliz mientras los vivía.

La verdad es que la idea de tener que volver a la rutina no es muy alentadora. Sin embargo sé que este año empezaré una carrera, participaré en un proyecto que me entusiasma mucho y conoceré a personas nuevas, y todo eso me hace sentir un cosquilleo ansioso que grita: "¡Por favor, qué ocurra ya!"

Comienzo a enteder que cada instante de nuestra vida, viene con un significado que tiene sentido aunque de primeras no lo captamos. Finalmente empiezo a comprender que sí que es posible ser feliz y que los obstáculos y las adversidades van a perseguirnos siempre, pero…
Entradas recientes

Caídas y recaídas

"En ese momento Dios pasó por ahí, y de inmediato sopló un viento fuerte que estremeció la montaña, y las piedras se hicieron pedazos. Pero Dios no estaba en el viento. Después del viento hubo un terremoto. Pero Dios tampoco estaba en el terremoto. Después del terremoto hubo un fuego. Pero Dios tampoco estaba en el fuego. Después del fuego se oyó el ruido delicado del silencio".
1 Reyes 19:11‭-‬12

   El texto que introduce esta entrada forma parte de un fragmento de la Biblia que narra la historia de Elías, un profeta que depués de una gran victoria, deseó la muerte.
   Escribo sobre esto porque es interesante la forma en la que a veces es en el silencio donde encontramos las respuestas acertadas. Cuando llegué a casa ayer, después de uno de los mejores viajes que habré hecho este verano, me hundí. Al volver a mi realidad, me sentí angustiada. Ni siquiera sabía por qué me sentía así, hurgué hasta en lo más profundo de mi corazón para encontrar las razones y no las hallé.
   …

Gratitud: I am grateful

Una de las enseñanzas que aprendí este año fue a ser agradecida. La luz me guió a ese camino de la gratitud y no os podéis imaginar cómo tener un corazón grato marca toda la diferencia.
   Cuando veo todas las bendiciones y conquistas que me alcanzaron ya en esta porción del año, no se me ocurre otra cosa que decir que no sea "muchas gracias". Parece que cuanto más agradeces, más dádivas llegan a ti. Sé que todo puede cambiar de un momento a otro, pero disfrutar intensamente de estos pequeños momentos de felicidad, engrandece el alma.
    Algo que suelo pedir siempre en mis oraciones es aprender a solo amar. Una vez me preguntaron qué quería decir "solo amar" y por qué lo deseaba tanto. La verdad es que para mí significa darse y no esperar recibir, porque solo se encuentra el auténtico significado del amor, cuando se está amando. Entonces para mí "solo amar" es un estilo de vida incondicional y que no tiene límites ni barreras. Un corazón agradecido sabe …

Madrugada despierta

Estas últimas semanas estuve reflexionando mucho sobre el rápido transcurso de la vida. Parece que cuando hablamos de cinco, diez, veinte años (o el límite de tiempo que quieras poner) se ve como que es un período  largo, pero en realidad,  en un abrir y cerrar de ojos pasa y se va sin que nadie se dé cuenta.    La verdad es que no tengo ni idea de dónde voy a estar en cinco años o qué habrá sido de mi vida; no sé ni siquiera si aún estaré en esta misma habitación donde estoy ahora, si me estaré relacionando con las mismas personas con las que me relaciono ahora o si seguiré creyendo en las mismas ideas que me creo ahora.     El futuro es algo que no está en nuestras manos. Pero si algo sé, es que probablemente echaré en falta momentos, lugares y personas que ahora están presentes en mi vida y que se irán, porque nuestro universo personal cambia constantemente. Entonces me pregunto por qué no sé valorar lo que tengo en el momento en que lo tengo. Y sí me reconozco como persona nostál…

Cuando volví a verme

Hoy tuve ganas de hablar sobre reencuentros, volver a encontrar, recobrar algo que se había perdido.    La vida está llena de reencuentros y cada uno de ellos nos provoca distintas sensaciones y sentimientos que pueden cambiar nuestro día por completo.    Existen personas, momentos, objetos que no me gustaría volver a encontrarme con ellos jamás. Por supuesto entiendo que eso no depende de mí, la vida nos sorprende tanto, e intentar huir de ellos sería una estupidez, ya que en cierto modo, cuando se intenta huir de algo, se sigue manteniéndolo en la mente. Pero desde luego que también hay momentos que resultan deliciosos: volver a ver a alguien que te hizo bien y que hacía tiempo que no lo veías; recordar tu infancia; reencontrarte contigo misma.    Hoy hablo sobre eso porque esta semana me volví a ver. Las seis últimas semana de mi vida no han sido del todo muy buenas. Sí que es verdad que tuve experiencias que necesito abrazarlas y guardarlas para siempre. Sin embargo me temo que …

100 cosas que me gustaría hacer

Creo que tardé más de un año en escribir esta lista. La modifiqué un montón de veces, pero lo logré. A medida que vaya cumpliendo estos deseos, voy a ir poniendo una estrellita para marcarlos como hechos...Espero que os guste y os animo a escribir una también. 1. Darle un abrazo muy fuerte a mis familiares que están en Brasil
2. Tener un bonsái
3. Hacerme un tatuaje de henna
4. Aprender a hacer pintalabios
5. Ir a una "Hillsong Church"
6. Terminar bien el bachillerato☆
7. Sacar una muy buena nota en la ebau☆
8. Ir a la universidad
9. Aprender lenguaje de signos
10. Ordeñar una vaca
11. Ir a la feria del libro en Madrid
12. Casarme
13. Donar mi pelo a una asociación para niños con cáncer
13. Hacer mermelada de fresa casera
14. Participar en algún proyecto benéfico
15. Abrir una casa de acogida para niños
16. Ir a Argentina
17. Conocer a alguna de mis cantantes favoritas
18. Hacerme las trenzas africanas
19. Aprender a tocar muy bien el piano
20. Dominar bien mi voz
21. Ser…

Creer en el amor

Creer en el amor aunque a veces duela. Aunque sea solo por tener algo en lo que arraigarme. Aunque sea mi última esperanza.Creer en el amor porque es real. Porque lo siento cuando pulsa dentro de mí. Porque es palpable.Creer en el amor incluso cuando me hayan engañado. Incluso cuando lo hayan deturpado. Incluso cuando me sienta rota.¿Por qué si no creo en el amor, entonces en qué creeré?
No me conformo ni acepto esa idea de que el amor nos hace daño. Es falsa. El amor nos devuelve la vida. El orgullo sí nos hace daño; el egoísmo, las mentiras, la hipocresía...sí nos hacen daño. Pero el amor, no. El amor es dulce y es amargo y nos llena de placer. El amor tiene que salir de nosotros. El mundo necesita amor.
Y por eso seguiré creyendo en el amor. Porque el amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece. No hace nada indebido, no es egoísta, no se irrita, no guarda rencor. No se alegra con las injusticias, se alegra en la verdad.
Todo lo …