La Nueva Vida en Cristo

29 Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación,  a fin de dar gracia a los oyentes.
30 Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.
31 Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia.
32 Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.

¡Amén!

Entradas populares de este blog

Luchar o morir

Lo que no mereces

Alguien en ti te necesita