Ir al contenido principal

100 cosas que me gustaría hacer

1. Tener siempre en mente los buenos recuerdos
2. No juzgar lo que no conozco
3. Dejar de ser tan nerviosa
4. Comprometerme más
5. Sacar buenas notas
6. Terminar bien el bachillerato
7. Sacar una muy buena nota en la ebau
8. Ir a la universidad
9. Hacer el postgrado
10. Reencontrarme con mis antiguos profes
11. Volver a ver a personas que marcaron mi vida y después desaparecieron
12. Casarme
13. Donar mi pelo a una asociación para niños con cáncer
13. Graduarme en psicología/magisterio/pedagogía
14. Participar en algún proyecto benéfico
15. Abrir una casa de acogida para niños
16. Ir a Argentina
17. Conocer a alguna de mis cantantes favoritas
18. Sacarme un título oficial de inglés
19. Aprender a tocar muy bien el piano
20. Dominar bien mi voz
21. Ser mamá
22. Ayudar en algún país tercermundista
23. Saber el porqué de muchas cosas
24. Escribir un libro
25. Ganar el premio princesa de Asturias
26. Ser una buena bailarina
27. Ser capaz de dar buenos discursos
28. Volar en un globo aerostático
29. Usar ropa bonita siempre
30. Recuperar amistades perdidas
31. Grabar un disco
32. Desayunar en la Torre Eiffel
33. Visitar la Tierra Santa
34. Tener un amor del bueno
35. Aprender a cocinar
36. No llorar cuando estoy bajo presión
37. Sostener la mirada sin ponerme nerviosa.
38. Volver a Brasil algún día
39. Trabajar de lo que he estudiado
40. No conformarme con mis limitaciones
41. Confiar en Dios
42. Decir te quiero a las personas que quiero
43. Amar a mis enemigos
44. Controlar mis impulsos
45. Ir a la India
46. Ponerme un sari
47. Conocerme a mí misma
48. Viajar en un submarino
49. Salir en la tele
50. Visitar los 5 continentes
51. Comer en un restaurante cinco estrellas
52. Pasar un día en el SPA
53. Volar en helicóptero
54. Ver las pirámides de Egipto
55. Visitar Machu Pichu
56. Irme de crucero
57. Visitar un orfanato
58. Bucear en el océano
59. Ver la Mona Lisa en directo
60. Besar bajo la lluvia
61. Conocer los parques de Disney
62. Enviar un mensaje en una
botella
63. Ver la aurora boreal
64. Montar en elefante
65. Hacerme un tatuaje
66. Hacer la obra misionera
67. Cantar con mi abuela
68. Solo amar
69. Ir a Río y ver el Cristo Redentor.
70. Ser libre
71. Tener mi propia biblioteca
72. Pintar un cuadro
73. Terminar esta lista antes de graduarme.

Entradas populares de este blog

Luchar o morir

Una vida rodeada de silencio. Gritar y no ser escuchada. Que suene solo el clamor de un alma pidiendo ayuda. Nadie lo comprende. Todo parece tan oscuro.  Como si la esperanza se hubiera esfumado. Entonces alguien recuerda que existe una escapatoria que le pondrá fin a todo. Una voz que dirá que el sufrimiento se habrá acabado si invocas a un ser conocido por ser despiadado, pero que en realidad puede ser la solución a ese problema infame: la muerte.
    A partir de entonces, los pensamientos son invadidos por la idea de decirle adiós a todo: al tiempo, al amor, a la familia, a los sueños,  a los planes, a la vida... Y esa idea persiste tanto en quedarse. ¿Hablar con alguien? Eso queda prohibido. ¿Qué podrán decir? ¡Nada!
     Se empieza después a maquetar la estrategia: primero las pastillas, luego escribir una nota explicándolo todo, tumbarse en la cama, cerrar los ojos y esperar a que llegue la oscuridad o la luz (¿quién lo sabrá? )
    El día de concretar el plan llega. Los pas…

Lo que no mereces

Hoy con mucho cariño y respeto me gustaría dedicar estas palabras a todas las mujeres que las lean. A veces olvidamos quiénes somos y aceptamos cualquier tipo de amor. Nos entregamos a cualquiera (no hablo solo de una relación amorosa, hablo de cualquier tipo de relación) y dejamos que nos manipulen, que nos moldeen y acabamos siendo manejados como títeres  o arrastrados como hoja por el viento a cualquier parte. Recuerdo que una vez me entregué entera a una relación que fue muy sufrida y cuando se terminó, una de las primeras cosas que pensé fue: "no era lo suficientemente buena para él". ¿Cómo así? Nuestro valor parece disminuir cada vez que los moretones van apareciendo en nuestra alma. Entregamos con facilidad nuestro corazón a personas que no lo cuidarán bien. ¿Y por qué lo hacemos? Porque aceptamos el amor que creemos que nos merecemos. Eso es algo común en personas, que al igual que yo, muchas veces se sienten inseguras y para alcanzar la seguridad, se conforman con c…

Alguien en ti te necesita

Existen cosas malas en nuestras vidas que parecen insignificantes, pero en realidad son muy peligrosas porque en un momento u otro acaban cobrando raíces e instalándose en nuestros corazones.      El corazón humano es una fábrica de ídolos. Nos apegamos a cosas tan vanas. Con un poco de descuido, acabamos dejando que cualquier hábito malo o cualquier pensamiento destructivo forme parte de nosotros, hasta que llega un momento en el que la situación se vuelve insostenible y acabamos hundiéndonos en una profunda desesperación.     Hay una fuerza en nuestro interior que grita cuando algo no está bien y nos suplica transformarlo. Tenemos un alma que  necesita nuestros cuidados, y a veces la dejamos desaseada, sucia y llena de heridas abiertas. Nos preocupamos más con el exterior, cuando en realidad hay un ser dentro de nosotros que pide a gritos un poco más de atención.      Cuando hablo de cuidar el alma y el corazón me refiero a remover todo aquello que sea basura y que provoca desor…