Ir al contenido principal

Dramatizando todo lo necesario

    Cada vez que pierdo el control de las situaciones, lloro como si se me fuera a salir el alma. A veces se trata de cosas tan pequeñas que hasta yo misma me pregunto por qué tanta desesperación. Me encierro en la habitación,  pataleo, me pongo de cuclillas en una esquina, me tiro de los pelos... es un momento de tanta rabia.
    Últimamente la sociedad se disfraza detrás de una aparencia de eterna felicidad. Máscaras que ocultan que ellos también tienen sus momentos de lloriqueos y descontrol. Las personas quieren mostrarse alegres, esconden sus emociones y la confianza hoy en día es cada vez más reducida porque a nadie le interesa ya si estás bien o si estás mal. Hoy, lo que está de moda es disfrutar.
    No quisiera formar parte de ese mundo. Yo tengo la necesidad de llorar si me hace falta, y enfadarme si lo necesito también. ¿Por qué fingir que todo está bien cuando me apetece salir corriendo? No me refiero a mostrarle al mundo mis angustias y sí a expresarme, aunque sea solita en mi habitación. Vivir el drama como se lo merece. Y no me avergüenzo de mi sufrimiento,  soy un ser humano, yo también sufro. Algo que llevo marcado en mi corazón estos días (y ya lo he dicho en otras publicaciones): las lágrimas no quieren decir que has perdido, todo el mundo tiene cicatrices. Sé fiel a quien eres y si tienes que ponerte de cuclillas en una esquina de tu habitación y llorar: ¡hazlo!
    Cuando Jesús cayó en manos de los fariseos, allí en el monte, recuerdo que Pedro sacó la espada y le cortó la oreja a una de las personas que estaban allí.  Pedro en aquel momento mostró lo que sentía, y aún siendo exhortado por el maestro, ese pasaje nos prueba que no está prohibido tener sentimientos impulsivos. La diferencia estás en cómo actuar cuando se siente esa impulsión.
    Que nada ni nadie nos ponga limitaciones,  ni siquiera nosotros mismos.

Entradas populares de este blog

Luchar o morir

Una vida rodeada de silencio. Gritar y no ser escuchada. Que suene solo el clamor de un alma pidiendo ayuda. Nadie lo comprende. Todo parece tan oscuro.  Como si la esperanza se hubiera esfumado. Entonces alguien recuerda que existe una escapatoria que le pondrá fin a todo. Una voz que dirá que el sufrimiento se habrá acabado si invocas a un ser conocido por ser despiadado, pero que en realidad puede ser la solución a ese problema infame: la muerte.
    A partir de entonces, los pensamientos son invadidos por la idea de decirle adiós a todo: al tiempo, al amor, a la familia, a los sueños,  a los planes, a la vida... Y esa idea persiste tanto en quedarse. ¿Hablar con alguien? Eso queda prohibido. ¿Qué podrán decir? ¡Nada!
     Se empieza después a maquetar la estrategia: primero las pastillas, luego escribir una nota explicándolo todo, tumbarse en la cama, cerrar los ojos y esperar a que llegue la oscuridad o la luz (¿quién lo sabrá? )
    El día de concretar el plan llega. Los pas…

Lo que no mereces

Hoy con mucho cariño y respeto me gustaría dedicar estas palabras a todas las mujeres que las lean. A veces olvidamos quiénes somos y aceptamos cualquier tipo de amor. Nos entregamos a cualquiera (no hablo solo de una relación amorosa, hablo de cualquier tipo de relación) y dejamos que nos manipulen, que nos moldeen y acabamos siendo manejados como títeres  o arrastrados como hoja por el viento a cualquier parte. Recuerdo que una vez me entregué entera a una relación que fue muy sufrida y cuando se terminó, una de las primeras cosas que pensé fue: "no era lo suficientemente buena para él". ¿Cómo así? Nuestro valor parece disminuir cada vez que los moretones van apareciendo en nuestra alma. Entregamos con facilidad nuestro corazón a personas que no lo cuidarán bien. ¿Y por qué lo hacemos? Porque aceptamos el amor que creemos que nos merecemos. Eso es algo común en personas, que al igual que yo, muchas veces se sienten inseguras y para alcanzar la seguridad, se conforman con c…

Alguien en ti te necesita

Existen cosas malas en nuestras vidas que parecen insignificantes, pero en realidad son muy peligrosas porque en un momento u otro acaban cobrando raíces e instalándose en nuestros corazones.      El corazón humano es una fábrica de ídolos. Nos apegamos a cosas tan vanas. Con un poco de descuido, acabamos dejando que cualquier hábito malo o cualquier pensamiento destructivo forme parte de nosotros, hasta que llega un momento en el que la situación se vuelve insostenible y acabamos hundiéndonos en una profunda desesperación.     Hay una fuerza en nuestro interior que grita cuando algo no está bien y nos suplica transformarlo. Tenemos un alma que  necesita nuestros cuidados, y a veces la dejamos desaseada, sucia y llena de heridas abiertas. Nos preocupamos más con el exterior, cuando en realidad hay un ser dentro de nosotros que pide a gritos un poco más de atención.      Cuando hablo de cuidar el alma y el corazón me refiero a remover todo aquello que sea basura y que provoca desor…