Ir al contenido principal

Alguien en ti te necesita


    Existen cosas malas en nuestras vidas que parecen insignificantes, pero en realidad son muy peligrosas porque en un momento u otro acaban cobrando raíces e instalándose en nuestros corazones. 
    El corazón humano es una fábrica de ídolos. Nos apegamos a cosas tan vanas. Con un poco de descuido, acabamos dejando que cualquier hábito malo o cualquier pensamiento destructivo forme parte de nosotros, hasta que llega un momento en el que la situación se vuelve insostenible y acabamos hundiéndonos en una profunda desesperación.
    Hay una fuerza en nuestro interior que grita cuando algo no está bien y nos suplica transformarlo. Tenemos un alma que  necesita nuestros cuidados, y a veces la dejamos desaseada, sucia y llena de heridas abiertas. Nos preocupamos más con el exterior, cuando en realidad hay un ser dentro de nosotros que pide a gritos un poco más de atención. 
    Cuando hablo de cuidar el alma y el corazón me refiero a remover todo aquello que sea basura y que provoca desorden dentro de nosotros, ya sea el orgullo, el odio, la falta de perdón... porque cuando un mal hábito se hace común, acabamos conformándonos y aceptándolo. Por eso es importante que miremos hacia nuestro interior y que transformemos aquello que no encaja. 
    La fase de transformación es muy buena. Con ella aprendemos, maduramos y crecemos. Cambiar algunas veces duele. Pero el dolor es una oficina que nos enseña a ser sensibles y a la vez más fuertes, porque a través de las flaquezas pasamos por una verdadera metamorfosis. Cuando nos damos la libertad de aceptar nuestras debilidades, damos también aquel paso que hace que avancemos un poquito más.
    Hoy, dedícate cinco minutos: piensa en ti misma, reconoce tus errores, enfréntate a tus miedos, mírate fijamente al espejo y escúchate. No te dejes llevar por una realidad en distorsión. Mira a tu interior y si ves algo que no está bien, cámbialo osadamente.

Entradas populares de este blog

¿Por qué soportar el dolor?

Las lágrimas son pequeñas gotitas, casi insignificantes, que a menudo descienden desde nuestros ojos. A veces no sabemos por qué lloramos, si es por tristeza, angustia, desesperación, rabia... Simplemente lloramos y todo el mundo alguna vez en su vida debió de haberlo hecho. Es curioso, pero nuestros momentos más difíciles son los que más recordamos. Creo sinceramente que esos momentos, a pesar de ser dolorosos, son los más importantes en nuestras vidas.
    Yo ya he vivido momentos en los que me he angustiado grandemente. El dolor era tan real que parecía que en un momento u otro mi corazón iría a explotar. Durante esas etapas, recuerdo que no entendía nada. Incluso cuestionaba si existía realmente la justicia, porque si fuera real, ¿cuándo iba a prestarme atención? Y solo después de haber pasado por todos mis momentos de encerramiento en mi habitación, llorando y sufriendo sola y callada, descubrí que cuando las cosas más importantes de nuestra vida suceden, normalmente no sabe…

Lo que no mereces

Hoy con mucho cariño y respeto me gustaría dedicar estas palabras a todas las mujeres que las lean. A veces olvidamos quiénes somos y aceptamos cualquier tipo de amor. Nos entregamos a cualquiera (no hablo solo de una relación amorosa, hablo de cualquier tipo de relación) y dejamos que nos manipulen, que nos moldeen y acabamos siendo manejados como títeres  o arrastrados como hoja por el viento a cualquier parte. Recuerdo que una vez me entregué entera a una relación que fue muy sufrida y cuando se terminó, una de las primeras cosas que pensé fue: "no era lo suficientemente buena para él". ¿Cómo así? Nuestro valor parece disminuir cada vez que los moretones van apareciendo en nuestra alma. Entregamos con facilidad nuestro corazón a personas que no lo cuidarán bien. ¿Y por qué lo hacemos? Porque aceptamos el amor que creemos que nos merecemos. Eso es algo común en personas, que al igual que yo, muchas veces se sienten inseguras y para alcanzar la seguridad, se conforman con c…

Aunque ya no estés, todavía estás

  Hace un año y cuatro meses que te conocí. Todavía recuerdo aquel septiembre. La primera vez que te vi, no pensé que acabarías siendo tan importante en mi vida. De hecho, creía que pasarías por ella sin dejar huella. Pero me equivoqué.
    Un día me miraste a los ojos y ese gesto tan natural, fue hecho con tanta profundidad que acabé dándome cuenta de que había algo que te distinguía de los demás. A partir de ese día empecé a prestar más atención en ti y sin querer, poquito a poco, te fuiste ganando espacio en mi corazón.
    Recuerdo que a veces me enfadaba mucho porque no me gustaban algunos rasgos de tu personalidad y mi carácter un poco controlador quería definirte. Sin embargo, pronto me di cuenta de que no soy yo quien te determina porque eres libre.
     Pasó el tiempo y tuve que irme. Pero no te dije adiós. Aunque nos veamos raramente, te veo todos los días en mis pensamientos y te abrazo. Pido a Dios y al universo que vuelvan a cruzar nuestros caminos. Eres luz, eres incre…